Las mejores “notas” de JonyIveenentrevistaen The New Yorker TechFest

Cada objeto creado testifica a los valores y preocupaciones de las personas que se unen para crearlo. Es una suerte de culminación de múltiples decisiones, de cómo trabajan y en qué creen.

Si miras bien las cosas, puedes ver que la mayoría han sido creadas para tomar sus ventajas: fueron construidas a un costo o contra un cronograma y muy a menudo no son construidas pensando en las personas.

Como especie, damos tanta importancia al cuidado como a la falta del cuidado, en ocasiones cuando ponemos mucho cuidado en los detalles llegamos a preguntarnos si ello realmente importa. Por ejemplo, mirando al interior de un producto.

Existe el inevitable sentido común de “bueno, solo tenemos que tener terminado el trabajo”

Cuando trabajamos en el iPhone (junto a Steve Jobs) ciertamente una parte significativa de la motivación que tuvimos fue el aborrecimiento de los teléfonos que usábamos en ese entonces. Eran un poco destructores del “alma”. Eran la demostración de conveniencia y ausencia de ambición.

Creo que somos importantes, y merecemos como mínimo el esfuerzo sincero.

Definiendo las características del equipo de diseño: somos desesperadamente inquisitivos y estamos constantemente explorando.

Tengo problemas con los números, no tengo realmente mucho interés en estar en negocios. Fui muy afortunado de descubrir bien temprano lo que me importaba realmente: el diseño.

Steve Jobs fue bien claro en que la meta de Apple no era hacer dinero; si se quería dejar de perder dinero habría que enfocarse en hacer buenos productos no en hablar de dinero.

Steve regresó en un (mal) momento y señaló cuan increíblemente inefectivos estábamos siendo en el equipo de diseño, no me molesté, de cierta forma la situación real era más dura que sus palabras. Sabía que había algo especial en la compañía y rompía el corazón verla caer en la irrelevancia.

Hay algo en el proceso creativo que me mantiene intrigado y que encuentro siempre destacable y es que el martes, por ejemplo, no hay una idea y luego el miércoles ya hay una idea, así comienza de forma tentativa y frágil. Es tan nublada la habilidad de intentar describir y comunicar,pero muy necesaria para la propia formación de la idea.

Algo tan frágil como una idea se puede convertir en algo muy poderoso, me siento agradecido de poder participar en ese proceso.

Hay algo particular, y creo que muy especial cuando aprendes en grupo durante décadas.

La inteligencia artificial es emocionante por sus posibilidades. Es excitante hacia donde las buenas herramientas pueden llevarnos y nosotros somos creadores de herramientas.

Siento alegría cuando los productos conectan a las personas. Obtenemos mucha retroalimentación de nuestros clientes. Cuando alguien se toma el tiempo de escribir una carta, eso significa algo, y recibimos muchas cartas.

Hay muchas historias de vida que nos animan, de los buenos usos particulares del iPhone, un iPhone es también mal empleado, principalmente cuando se le usa constantemente.

Los productos que desarrollamos son muy complejos y requieren de múltiples personas y de su amplia experiencia. Encuentras en la diversidad una grandiosa oportunidad. He estado sentado durante un par de horas con uno de los mejores diseñadores de chips del mundo y no podía estar más contento, lo que nos conectaba era la curiosidad y el auténtico sentido de perseguir la excelencia. Pudiéramos no llegar ahí, no lo hacemos a menudo, pero existe ese deseo de hacer algo, de hacerlo muy bien.

Es extraordinario el esfuerzo diario que toma enfocarse.

Steve decía que una de las formas de medir cuánto nos enfocamos es contar cuantas veces decimos no. Al no estar interesado en algo, decir no requirió de menos sacrificio.

Enfocarte a veces significa ignorar una idea que te entusiasma y a la cual ibas a dedicar tiempo. Es la habilidad de lograr ponerla a un lado ya que tiene un costo real.

Tenemos ciertas ideas y esperamos por la tecnología para hacerlas posibles.

Un alto porciento de las cosas en las que trabajamos no se materializan, la gran mayoría de los prototipos quedan en su definición o en los ciclos del proceso de desarrollo.

La tecnología de reconocimiento facial del iPhone X la hemos estado “buscando” durante 5 años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*